La raíz es el hombre

dwight_macdonald_la_raiz_es_el_hombre

La raíz es el hombre

—Radicales contra progresistas—

Prólogo de Czesław Miłosz

*

Dwight Macdonald

~ ~

Traducción de Salvador Cobo

250 páginas

14x20cm

P.V.P.: 14€

ISBN: 978-84-943217-7-1

Descárgate las primeras páginas

~

Dwight Macdonald ha dado la espalda a todas las ideologías que tratan al ser humano como un objeto. Su mayor preocupación es crear un humanismo moderno que pueda hacer frente a la gigantesca burocracia y a la bomba atómica.

Hannah Arendt

Dwight Macdonald es un fenómeno completamente americano, en la tradición de Thoreau, Whitman y Melville: el hombre completamente libre, capaz de tomar decisiones en todo momento y sobre cualquier asunto prestando únicamente atención a su ética personal.

Czesław Miłosz

Era radical, era conservador, era sensible, era mordaz. Empleó su talento en escribir parte de la mejor crítica política y literaria de nuestra época. Pero más importante aún que su obra, fue su influencia. Fue uno de los mejores maestros de escritura del mundo.

Norman Mailer

La especialidad de Dwight Macdonald radicaba en su capacidad para derribar la sabiduría convencional, destapar el fraude de los presuntuosos y expresar opiniones heréticas.

The New York Times

Dwight Macdonald era un provocador y merece la pena leerle. La calidad de sus ensayos es directamente proporcional a su ambición.

The Washington Post

~

«Todo el mundo tiene derecho a ser estúpido», escribió Trotski en 1938, «pero el camarada Macdonald abusa de este privilegio». Era la respuesta a un artículo publicado en la prensa trotskista estadounidense en el que Dwight Macdonald criticaba duramente la represión del alzamiento de los marineros y obreros de Kronstadt en 1921 contra el gobierno bolchevique, así como el papel desempeñado en aquellos sucesos por el entonces líder del Ejército Rojo. «El hecho de comenzar mi andadura en el trotskismo», recordaba el autor varias décadas después, «con una polémica sobre un asunto tan delicado, y nada menos que contra el gran maestro de la Orden, puede que fuera cuestión de ética, arrogancia, ingenuidad, una simple chaladura, o una mezcla de todo ello. Pero fue sintomático». Y, en efecto, revelaba muy pronto el carácter herético e independiente de uno de los intelectuales estadounidenses más importantes del siglo XX. Sigue leyendo

El Jardín de Babilonia

El Jardín de Babilonia

El Jardín de Babilonia

*

Bernard Charbonneau

~ ~

Traducción de Emilio Ayllón

342 páginas

14x20cm

P.V.P.: 20€

ISBN: 978-84-943217-5-7

Descárgate un capítulo del libro

~

Charbonneau me enseñó a pensar y a ser un hombre libre […] Ejerció sobre mí una influencia decisiva a la hora de orientar mis reflexiones e investigaciones, y de alguna forma fue el detonante de toda mi evolución. Sin él, creo que no habría hecho gran cosa.

Jacques Ellul

Charbonneau nos advirtió que el totalitarismo, el desarrollo tecnológico y la crisis ecológica estaban relacionados.

 Daniel Cérézuelle, sociólogo (IDDRI)

Para Charbonneau, la naturaleza no es un mero recurso, ni un decorado pintoresco, sino un espacio crucial en el que el ser humano ejerce la libertad y la alteridad.

 Quentin Hardy (Universidad de París I)

 La obra de Bernard Charbonneau es un llamamiento para salvar la naturaleza… y la libertad.

 Sébastien Morillon, historiador (CRHIA)

~

«En el siglo del artificio sentimos pasión por esta naturaleza que destruimos. Es la civilización del coche y del avión la que sube a pie a la montaña, son los individuos más civilizados de los pueblos más civilizados los que se ponen a estudiar la vida de los “primitivos”, los que describen y ensalzan sus costumbres. Cuanto más nos distinguimos de ella, cuanto mejor la conocemos, más experimentamos el sentimiento de la naturaleza pero, al mismo tiempo, más nos alejamos de ella. La hemos inventado al destruirla y esta invención contribuye a su destrucción. Al final de este proceso se esboza un mundo en el que, destruida la naturaleza, el amor por ella sería más fuerte que nunca; y en el que el Edén original, alterado desde la primera intervención humana, se realizaría al fin en estado puro en un puñado de regiones de la tierra (o de nuestra vida) cuidadosamente organizadas. La experiencia de la naturaleza es hoy en día inseparable de la de su destrucción. Si queremos recuperar la naturaleza, primero tenemos que hacernos cargo de que la hemos perdido».

De entre la veintena de libros de Bernard Charbonneau (1910-1996), todos ellos dedicados a lo que él llamaba la «Gran Muda» del siglo xx, fue en El Jardín de Babilonia donde mayor empeño puso en mostrar cómo, después de haber arrasado la naturaleza, la sociedad industrial terminaba de aniquilarla «protegiéndola», organizándola; y cómo se desvanecían al mismo tiempo, con esta artificialización, las oportunidades de la libertad humana. Y no es el menor de los méritos de El Jardín de Babilonia el haber denunciado tan pronto en qué iba a convertirse necesariamente la «defensa de la naturaleza» desde el momento en que separaba su causa de la de la libertad; la indigna regresión que desde ese punto de vista constituye el ecologismo político quedaba juzgada de antemano.

~

Bernard Charbonneau (1910-1996), geógrafo e historiador de formación, filósofo por vocación, escribió una veintena de libros e innumerables artículos en los que estudió el impacto de la «Gran Transformación» propiciado por la industrialización de la existencia. Considerado como el fundador de la ecología política en Francia, desde los años treinta nos alertó de que la aceleración del progreso  técnico y científico ponía en peligro los equilibrios naturales y sociales que permiten al hombre habitar la tierra y vivir en libertad. Su profundo amor por la naturaleza, su rechazo del progreso científico y de la urbe motorizada, hizo que optara por vivir retirado en el campo, lejos de las tertulias parisinas y de las academias, ejerciendo como profesor de geografía e historia en un colegio. Su compromiso en la defensa de la naturaleza lo llevó a fundar y dirigir, junto a su amigo Jacques Ellul, diferentes organizaciones ecologistas, como el Comité de Defensa de la Costa de Aquitania. Esta es el primer libro de Charbonneau que se traduce en España.

La Máquina se para

La Máquina se para

*

E. M. Forster

~ ~

Traducción de Javier Rodríguez Hidalgo

86 páginas

12×18,5cm

P.V.P.: 9€

ISBN: 978-84-943217-6-4

Descárgate las primeras páginas

~

Obra maestra de la ciencia-ficción: previó una sociedad hiperdesarrollada esclavizada por su propia tecnología.

The Guardian

La Máquina se para es una profecía asombrosa.

The Spectatorial

¿Predijo E. M. Forster la Era de Internet?

BBC News

~

«Nadie confesaba que la Máquina era incontrolable. Año tras año se la servía con más eficacia y menos inteligencia. Cuanto mejor conocía un hombre sus obligaciones respecto a ella, menos comprendía las de su vecino, y no había en todo el planeta un solo cerebro que comprendiera el monstruo en su conjunto. Esas mentes privilegiadas se habían extinguido. Habían dejado instrucciones completas, cierto es, y cada uno de sus sucesores había llegado a dominar un fragmento de esas instrucciones. Pero la Humanidad, en su deseo de comodidades, había excedido sus límites. Había sobreexplotado las riquezas de la naturaleza. Con calma y satisfacción, iba hundiéndose en la decadencia, y el progreso había acabado significando progreso de la Máquina».

Publicada en 1909, desde entonces La Máquina se para ha sido ampliamente considerada en el mundo anglosajón como una de las mejores distopías tecnológicas. El libro no trata sólo de individuos productores de ideas de 140 caracteres, atrincherados en sus hogares y ensimismados ante sus pantallas: es también una reflexión doliente sobre la desaparición de la belleza y de la sensibilidad que la sociedad industrial está eliminando.

~

E. M. Forster (1879-1970), novelista y escritor inglés, famoso por obras como Una habitación con vistas, Howards End o Pasaje a la India y por las películas homónimas que inspiraron. Sus novelas no son sólo sátiras de esa clase media inglesa en una busca —a menudo infructuosa— de la autenticidad, la belleza y la sencillez humana, valores que da por perdidos en su avanzado país y que espera encontrar en regiones menos desarrolladas del planeta. Muchos de los personajes de sus narraciones más «realistas» se ven asediados por el deseo de apreciar y comunicar la belleza que la sociedad industrial está eliminando. Su obra se basa sobre todo en la aspiración, a veces frustrada, de comprender la complejidad del mundo y de aceptar lo que es diferente, pero sin disolverlo en la relatividad; de ahí el famoso epígrafe de Howards End, «Only connect…».

15M. Obedecer bajo la forma de la rebelión (Edición ampliada)

Cul de Sac_15M. Obedecer bajo la forma de la rebelión (ampliada)

15M. Obedecer bajo la forma de la rebelión

(Edición ampliada)

*
Cul de Sac

~ ~

83 p. ~  7 €

Descárgate el prólogo «Del 15M y sus vidas posteriores» y el Epílogo

~

Se ha dicho sobre este libro:

«Típico snobismo revolucionario coñazo»
«Ya tardaban los verdaderos revolucionarios en sacar la patita»
«Es un libreto xorra, que no vale la pena ni imprimirlo»
«A primera vista, este libro parece una soberana soplapollez»
«Ni anarquismo ni ostias, hay que volver al P-A-R-T-I-D-O»
«Imbéciles»

~

«El tiempo de la indignación es el tiempo de la defensa de los privilegios, no el de la revolución contra el orden que los produce. El 15M ha supuesto la alineación de una parte de la población, hasta ahora sólo desencantada, para la defensa por otros medios del orden establecido. Ha exclamado su pretensión de mantener las condiciones de una vida insostenible al módico precio de olvidar la opresión pasada, justificar la presente y preparar la futura».

Estas líneas se escribieron en noviembre de 2011, cuando se enfriaba el calor de los acontecimientos de primavera y remitía la toma de las plazas. Nuestra reflexión fue contundente: el 15M no expresaba el inicio de ningún ciclo de transformación social, sino volver a obedecer bajo la forma de la rebelión. Sigue leyendo

Piloto automático. Notas sobre el sonambulismo contemporáneo

Agulles_Piloto automático

Piloto automático. Notas sobre el sonambulismo contemporáneo

*
Juanma Agulles

~ ~

171 p. ~  10 €

Descárgate el índice, el prólogo y El mar dos veces perdido

Lewis Mumford señala que en la tradición china se solía desear a los enemigos que les tocase vivir «tiempos interesantes». Era una forma de condenarlos a la turbulencia, los cambios violentos y el desequilibrio. Corría la década de 1950, y Mumford afirmaba que, sin duda, los tiempos que les había tocado vivir eran «tiempos interesantes». Con ello se refería a que la mecanización daba lugar a una reducción inédita de las capacidades humanas para crear y modificar sus condiciones de existencia, extendiendo al mismo tiempo la escasez y la hambruna, las guerras y el culto a los regímenes totalitarios.

Nuestros tiempos puede que sean incluso más «interesantes». La culminación de la sociedad tecnológica parece haber agotado los intentos por frenar el proceso de automatización. El precio del progreso mecánico es que el ser humano abandone el núcleo fundamental de su existencia, y lanzado a toda velocidad, pierda de vista las señales de peligro. En la progresión ascendente de nuestra complejidad técnica es esa misma inercia la que nos sigue arrastrando. Todas las prótesis tecnológicas que adquirimos para no tener que tomar decisiones nos hacen más vulnerables y nos someten más al criterio de la máquina. Sigue leyendo