Las huellas del Progreso

Todo cambio tecnológico es un cambio generacional. Las consecuencias y el poder de una nueva tecnología sólo se desencadenan en toda su plenitud cuando aquellos que han crecido con ella se hacen adultos y comienzan a arrinconar en los márgenes a sus obsoletos ancestros. A medida que las generaciones más viejas van falleciendo, se llevan consigo el conocimiento de todo lo que se perdió cuando apareció una nueva tecnología, y sólo permanece el recuerdo de lo que se ganó. De este modo, el progreso borra sus huellas, y renueva constantemente la ilusión de que el lugar en el que estamos es el lugar al que indefectiblemente debíamos llegar.

Nicholas Carr, La pesadilla tecnológica
Pronto en librerías