Defender la tierra no es delito

DEFENDER LA TIERRA NO ES DELITO – SOLIDARIDAD CON LOS ENCAUSADOS POR OPONERSE A LA DESTRUCCIÓN DEL TERRITORIO

En septiembre de 2010, un incendio forestal provocado y con cinco focos distintos, calcinó 2.500 hectáreas de las sierras que rodean municipios como Onteniente y Agullent.

El 28 de mayo de 2010, la Conselleria de Infraestructuras y Transporte de la Comunidad Valenciana anunciaba la construcción de una línea de Alta Tensión entre los municipios de Onteniente y Alcoi, que pasaría por zonas de alto valor paisajístico. El 7 de septiembre de 2010, varios incendios intencionados arrasaron 2.500 hectáreas de sierra, que casualmente se encontraban por donde habría de pasar la línea de Alta Tensión. El rechazo que genera esta infraestructura crece después de los incendios, pues impedirían el ciclo de repoblación y aumentarían la desertificación. Los estudios de impacto ambiental encargados por la propia Conselleria son desfavorables al proyecto, y diversos ayuntamientos de los municipios afectados se oponen activamente a su construcción, de la que se hará cargo Iberdrola, multinacional energética española que posee el dudoso honor de figurar en el ránking de las 10 empresas más contaminantes del país.
El inicio de las obras provocará una activa resistencia por parte de los vecinos de los municipios de la zona, oposición que se prolongará durante más de un año y se articulará en torno a la Plataforma contra la Alta Tensión. Entre sus actividades figuraban las marchas de protesta a las obras; en una de ellas, la Guardia Civil identificó a las personas que allí había: posteriormente se detendría a 4 personas, para quienes la Fiscalía pide 1 año y dos meses de cárcel, además de 17.000 euros de indemnización por delitos de daños y desobediencia. Finalmente, y pese a la oposición vecinal, las obras de la Alta Tensión se llevaron a término.
En septiembre de 2016 estaba previsto el juicio, pero se suspendió por incomparecencia de la parte denunciante (dos empresas subcontratadas por Iberdrola). El próximo lunes 13 de noviembre se reanudará el juicio en Valencia contra estas cuatro personas por su participación en la oposición vecinal a la Alta Tensión.

La defensa del territorio, y la denuncia de los intereses económicos que asolan comarcas y localidades con total impunidad, llevó entonces a muchas personas a movilizarse para detener la construcción de aquella infrastructura. Más de seis años después, la llamada justicia pretende castigar a quienes defendieron sus sierras y plantaron cara a la administración y a las empresas.

Desde Ediciones El Salmón – Revista Cul de Sac queremos mostrar nuestra solidaridad con todas las personas que participaron en aquellas movilizaciones, algunas de ellas muy cercanas y queridas. Hacemos un llamamiento a los lectores del Salmón para que difundan entre amigos y conocidos estos graves hechos, y para que quienes vivan cerca de Valencia acudan a la concentración ante los juzgados convocada este lunes a las 9:00 de la mañana ante la Ciutat de la Justícia.

Si quieres leer más:
Pobles vius, pobles combatius. Retazos de un año de lucha contra la Alta Tensión [Revista Argelaga, 2013]
Per què no volem l’Alta Tensiò? [Vídeo de la Plataforma contra la Alta Tensión, 2011]
Blog de la Plataforma contra la Alta Tensión

 

 

 

 

Anuncios