Caótico Pasolini (Sevilla, 27 de septiembre)

El miércoles 27 de septiembre tendrá lugar un coloquio – debate en torno a Vulgar lengua, de Pier Paolo Pasolini. El acto está organizado por Ediciones El Salmón y la Librería Caótica, y contará con la participación de Adrián Almazán, miembro del colectivo editor, y de Javier González-Cotta, escritor y periodista de ABC Cultural y El Diario de Sevilla.

El acto tendrá lugar a partir de las 20:00 en la Librería Caótica (C/ José Gestoso 8), junto a las setas de Sevilla.

 

HAY QUE RECHAZAR EL DESARROLLO

El «modelo de desarrollo», que está cerca de alcanzar su madurez, es el que nos ha impuesto la sociedad capitalista. Proponer otros modelos de desarrollo, significa aceptar ese primer modelo de desarrollo. Significa querer mejorarlo, modificarlo, corregirlo. No: no hay que aceptar ese «modelo de desarrollo». Como tampoco es suficiente con rechazar ese «modelo de desarrollo». Hay que rechazar el «desarrollo». […] Cinco años de «desarrollo» han convertido a los italianos en un pueblo de idiotas y de neuróticos. Cinco años de miseria pueden llevarlos de nuevo a su humanidad, por mísera que sea.

[PIER PAOLO PASOLINI]

Anuncios

Pasolini en La Central (Madrid, 22 de septiembre)

El viernes 22 de septiembre tendrá lugar un coloquio – debate en torno a Vulgar lengua, de Pier Paolo Pasolini. El acto está organizado por Ediciones El Salmón y la librería La Central, y contará con la participación de Adrián Almazán, miembro del colectivo editor, y de David Sánchez Usanos, profesor de filosofía en la Universidad Autónoma de Madrid.

El acto tendrá lugar a partir de las 19:00 en La Central del Museo Reina Sofía.

 

 

«Todo lo que ha hecho el capitalismo hasta hace diez años, es decir, la centralización clérico-fascista, no ha hecho un solo rasguño a la diversidad cultural de los italianos. Antropológicamente, un siciliano era un siciliano, un albanés era un albanés y un friulano era un friulano. Nada los había transformado. La llegada de la cultura de masas, de los mass media, de la televisión, del nuevo tipo de escuela, del nuevo tipo de información y, sobre todo, de las nuevas infraestructuras, es decir, el consumismo, ha llevado a cabo una aculturación, una centralización que ningún gobierno que se declarara centralista había conseguido jamás. El consumismo, que se declara tolerante, abierto a la posibilidad de una descentralización, es, por el contrario, terriblemente centralista. Ha conseguido perpetrar ese genocidio que el capitalismo perpetró en Francia o en Inglaterra tal vez ya en tiempos de Marx, y del que hablara el propio Marx».

Beberemos el agua de las alcantarillas

“Beberemos el agua del váter” (eldiario.es, 2/09/2017):

“Por eso muchos expertos en gestión del agua señalan la recuperación de las aguas residuales como una de las grandes oportunidades para garantizar el derecho humano al agua potable y de saneamiento. Avanzar hacia un uso circular del agua o, dicho de otro modo, dejar de darnos el lujazo de utilizar el mismo agua que bebemos para tirar de la cadena”.

El Jardín de Babilonia

Cincuenta años antes, Bernard Charbonneau escribía en su libro El Jardín de Babilonia:

Mientras tanto, [al organismo] sólo le cabe padecer, respirar este aire cargado de pestilencias que se espesa bajo la boina polvorienta de las ciudades. Y beber y lavarse con un agua que no es sino el agua, “reciclada”, de sus alcantarillas: igual que ciertos náufragos, la ciudad se ve obligada a beber su propia orina.

 

El traje nuevo del presidente Mao —Simon Leys

El traje nuevo del presidente Mao

Simon Leys

*

Prólogo de Jean Bernard-Maugiron

*

Traducción de Javier Rodríguez Hidalgo

379 páginas

14x20cm

P.V.P.: 24€

ISBN: 978-84-943217-9-5

Descárgate las primeras páginas

~

Publicado en Francia en 1971, El traje nuevo del presidente Mao contiene una crónica de los primeros años de la «Revolución Cultural» maoísta, que desde 1966 sumió a China en un estado de guerra civil y de frenesí criminal. Pierre Ryckmans, sinólogo y estudioso de la literatura y del arte clásico chinos, adoptó el nombre de pluma de Simon Leys para garantizar su seguridad en China y protegerse de los ataques de la intelligentsia francesa que, plegada a los delirios ideológicos del maoísmo, tachó a Leys de reaccionario a sueldo de la CIA por el crimen de mostrar que el Gran Timonel estaba efectivamente desnudo.

Ediciones El Salmón se enorgullece de volver a presentar al público en castellano esta obra, con una nueva traducción y con material inédito. En los próximos años completaremos esta edición con la publicación de Sombras chinescas e Imágenes rotas, que completan la «trilogía anti-Mao» de Simon Leys, así como con sus conferencias sobre cultura reunidas en el volumen La vista desde el puente.

«La “Revolución Cultural”, que de revolucionario sólo tuvo el nombre, y de cultural el pretexto táctico inicial, fue una lucha por el poder que se entabló en la cúspide entre un puñado de in­dividuos, tras la cortina de humo de un ficticio movimiento de masas. […] Para el pueblo, el maoísmo puro sig­nifica la sustitución de las legítimas exigencias materiales, inte­lectuales y sensibles de la naturaleza humana por una mística política austera y fanática, la imposición de un estado perma­nente de movilización casi militar, la destrucción implacable de todos los valores tradicionales, una desoladora existencia monótona, el establecimiento de un desierto cultural, una univer­sal beatería, y una aridez y un aburrimiento interrumpidos so­lamente por explosiones periódicas de violencia y de activismo histérico».

~

Simon Leys (1935-2014), pseudónimo del escritor y sinólogo belga Pierre Ryckmans, estudió lengua, literatura y arte clásico chinos en Taiwán, Singapur y Hong Kong. En 1970 se estableció en Australia para enseñar literatura china en la universidad. En 1971 publicó El traje nuevo del presidente Mao, donde denunciaba la barbarie de la «Revolución Cultural» y del régimen maoísta, labor que prolongaría en Sombras chinescas e Imágenes rotas. Otros trabajos sobre arte, política y literatura china quedarían recogidos en el volumen Essais sur la Chine. Espíritu libre ajeno a camarillas y obediencias, enamorado de China y del mar, crítico mordaz, erudito y divertido, sus ensayos estarían siempre marcados por la dimensión humana, el aspecto ético de la política y la integridad intelectual.